domingo, 16 de noviembre de 2014

NO TE RINDAS (Poema de Mario Benedetti)

NO TE RINDAS

No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños

Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.


MARIO BENEDETTI.


pd: Hoy me levanté pensando en Benedetti.
Celósime (hoy más que nunca Jose Manuel) 

martes, 28 de octubre de 2014

MALDITO DIA


Diecisiete años sin poderte abrazar, sin sentir tu respiración, son demasiados papá.
Valiente putada.

Este es el único sitio que tengo para gritar y a veces lo uso para eso. Me cago en tó.

(Tu Jose)

sábado, 28 de junio de 2014

SANGUINA


Con la finalización de esta sanguina de la Venus de Milo doy por finalizado el curso de dibujo y pintura realizado en el Centro Civico Huerto Queri dirigido con maestría por nuestro amigo Eulogio.

Han sido dos horas y media de relax, disfrute y aprendizaje durante todos los viernes, rodeado de un montón de buenos aficionados (veteranos y totalmente novicios) al dibujo y la pintura.

He aprendido fundamentalmente a mirar de nuevo.


Estoy deseando poder reiniciar el curso que viene, de nuevo los viernes por la tarde...


JOSE MANUEL.

lunes, 23 de junio de 2014

NO ERES DER VISO SI...

Si no has hablado, visitado o referido algo de este grupo de facebook, definitivamente no eres, o al menos no estás en El Viso.

Ha constituido un verdadero punto de encuentro, una referencia y un lugar en el que aprender sobre aquellas costumbres a las que nos transporta la memoria, establecer la porfía, afinar el recuerdo y, sobre todo, pasar un buen rato leyendo las ocurrencias de nuestros paisanos.

Es curioso, como ocurrió con la globosfera visueña, que un medio que tiende a globalizar y a expandir incida especialmente en lo local, en lo idiosincrático. Y es que hemos tenido la oportunidad de darnos a conocer un poco más, de dar un punto más de definición sobre nuestra forma de ser o de pensar, de reencontrarnos con amigos y conocidos de los que hacía tiempo no sabíamos mucho, de acercarnos más los unos a los otros, de encontrar nuevos amigos, de coincidir diferentes generaciones...

Es todo un ejemplo de que tenemos cierta capacidad anarquica de organización, de que se pueden establecer, iniciar y esclarecer discusiones y debates y de que todo ello es mucho más inmediato si se hace poniéndoles nombres y apellidos de personas a las opiniones. Parece que es más civilizado, menos forzado, que cuando las opiniones nos las imponen ciertos grupos o asociaciones.


La fórmula no la hemos inventado, pero la hemos asimilado tanto que le hemos sabido sacar el máximo partido. No, la fórmula no la hemos inventado, pero estoy seguro de que allí donde se inventara había inmiscuido algún que otro visueño.... o por lo menos, algún que otro visueño pasaría por allí vendiendo huevos.


CELÓSIME.

jueves, 29 de mayo de 2014

PROFESIONALES QUE SIENTAN CÁTEDRA.


Hace unos dias tuvimos que ir a Valme a recoger unos resultados que teniamos pendientes.
La cita era a eso de las 5 de la tarde. Entramos en consulta a las ocho y media, tres horas y media después.
Por su puesto, en la sala de espera las quejas de los pacientes fueron incrementando la mala leche exponencialmente, tanto hasta llegar a la falta de respeto hacia el profesional que pasaba consulta. Nosotros decidimos no entrar al trapo en el juego del linchamiento propio que se suele hacer en estos casos desde el anonimato cobarde. Cada paciente tardaba aproximadamente tres cuartos de hora en salir de la consulta, y cada uno entraba y salía echando chispas de la tardanza y soltando improperios (aunque estoy seguro que enmudecían en el interior de la consulta). Parecía obvio que el doctor destinaba un tiempo en repasar la historia de los pacientes. A este ritmo ya dedujimos nuestra hora de salida.

Al llegar nuestro turno fue el propio doctor quien salió en nuestra busca. Ya no había enfermera, ni administrativa, ni tan siquiera estudiante alguno. Nos recibió muy amablemente un médico muy mayor, con claros signos de cansancio en el rostro. Lo primero que hizo fue dispensarnos una humilde disculpa por la tardanza... "he recibido un nuevo paciente con mutiples operaciones de cuyo historia debía ponerme al dia". En ese mismo momento pensé en la insensatez de cuantos comentarios injustos se habían vomitado en la sala de espera, al otro lado de la puerta que ahora teníamos detrás de nosotros. Yo simplemente le disculpé advirtiéndole de que se trataba de una simple descoordinación entre la administrativa y el funcionamiento de la consulta (está claro que la administrativa que da las citas desconoce que este doctor requiere un tiempo determinado -tres cuertos de hora- por paciente).

Muy pacientemente abrió nuestro expediente y comprobó que no estaban los informes con los resultados de las dos pruebas que él mismo había prescrito seis meses antes. Se levantó, se volvió a sentar, revisó sus anotaciones, volvió a levantarse y a sentarse y a mirar sus anotaciones.... no pudo hacer otra cosa que quitarse las gafas y decirnos : "en mis cuarenta años de profesión no puedo más que sentir vergüenza porque no se encuentren los informes, no lo entiendo, debían de estar aquí...". Fue el mismo quien se puso manos a la obra a buscarlos en la mesa de la administrativo. No estaban.

"Sólo puedo pediros de nuevo disculpas y tomar nota de vuestros datos para demandar los resultados". Entendí que lo haría sin duda porque, con mucha atención, no sólo anotó todo en un papelito de un bloc de notas donde apuntó mi número de teléfono y mi email, sino que además lo plegó con minuciosidad y lo guardó en su cartera, como signo inequívoco de recordatorio.

Creo que profesionales de este orden (por su manera de proceder, por su forma de trabajar, por su dedicación) son los que hacen, muy a pesar de los pesares, que funcione la cosa pública. Sigo pensando que la vocación es fundamental, que debiera exigirse en el curriculum de cada profesional.


Hace unos días he recibido un correo del mencionado doctor en el que, tras nuevas disculpas, me anunciaba que había localizado los informes y que éstos eran favorables, y nos encomendaba a vernos en la siguiente cita.

En la próxima cita iré dispuesto a repartir collejas en la sala de espera.


CELÓSIME.

domingo, 25 de mayo de 2014

ESTUPIDECES...!!!!

Ya está bien de llamarlas "políticamente correcto", a partir de ahora de nuevo a las estupideces las volveré a llamar eso, estupideces.

En esta semana pasada me he encontrado al menos con dos de ellas, quizá con tres.

Una.
A principios de semana, el mismo lunes de resaca, al abrir la puerta de casa por la mañana, vi que el cartero nos había dejado la publicidad electoral para las elecciones europeas de los principales partidos (la publicidad se basa directamente en el sobre con tu voto y una carta impersonal de presentación del candidato). Pues hasta ahi todo normal: un sobre con nuestros datos dirigido a cada uno de los adultos que estamos censados y empadronados en mi domicilio. Lo de siempre. Pero mira por dónde, de un partido en vez de sobres dirigidos a cada unos de nosotros aparecía un único sobre dirigido a "electores del nº tal de la calle cual" (que ahí es donde vivo). Entonces caí en la cuenta de que ese partido no tenía nuestros datos, y lo que es peor aún, que los otros tres partidos sí que los tenían. Datos sacados del censo. ¿De qué cojones entonces nos protege la Ley de Protección de datos?


Otra.
El viernes mi hija traía la solicitud de matriculación para el curso que viene. Pues nada, manos a la obra, empiezo a rellenarla hasta que llego al apartado 2 y me freno en seco. Resulta, acabo de enterarme, que soy el "representante o guardador legal" de mi hija, pero ignoro si soy el 1 o el 2. (?).
Con aquello de ser políticamente correcto, la consejería de Educación, Cultura y Deporte se ha vuelto rematadamente gilipollas. ¿Guardador legal? ¿Que fue de aquello de padre o madre o tutor? ¿Representante?, la matricula es para el cole o para la Voz Kids?
Lo he rellenado por no ser un mal educado, pero junto a mi nombre he puesto "padre" y junto al de mi mujer (?, cónyuge?, señora?, pareja?, correspondiente?....vamos la guardadora legal) he puesto "madre".
Ja, les he cogido un par de erratas, jeje, tendrían que haber puesto "representante/representanta o guardador/guardadora legal". Se han olvidado del género, bueno parece más bien un acto de insumisión de la persona que ha generado la plantilla del documento.

La última.
Esta mañana he encendido mi ordenador y he intentado votar con firma digital.
No he podido, no existe la opción.



CELÓSIME

domingo, 11 de mayo de 2014

ESTE VIERNES YA PISÉ LA TABLÁ....

Pues sí, este viernes pasado, ya pisé la tablá... de la mano de Anastasio Pineda, el pregonero de nuestras fiestas de este año, que supo transportarnos desde el patio del ayuntamiento hasta el interior de muchas de las casetas de nuestra feria (para muchos, los más antiguos, nuestra cruz; y para otros, los más políticamente correctos, nuestras fiestas de la santa cruz....).

Me encantó el pregón, y mira que el listón estaba alto en los últimos años, aunque más que pregón, que anuncio, me pareció una exaltación, un pellizco emotivo en las entrañas para revolcarnos de ganas de estar en la Tablá, una síntesis de lo que para muchos de nosostros es nuestra cruz, servida desde el siempre especial punto de vista del lechu.

No me sorprendió su habilidad para meterse a cuantos estábamos allí en los bolsillos, por eso estuvimos la mayoría con una grata sonrisa dibujada en el rostro durante todo el acto. 
Por supuesto no pudo faltar su acertada visión crítica y los pertinentes tirones de orejas a la mayoría de quienes ocupaban la primera fila sobre la absoluta innecesariedad de traslado del recinto (al menos ahora, en estos momentos) y sobre la vergüenza de no ubicar un espacio de identificación de la juventud en la Tablá.

El ambiente durante todo el acto fue festivo, familiar y de amigos, vamos mismamente el de una caseta. La disertación no pudo menos que ser emotiva, muy amena y divertida, como bien tiene a gala ser el propio Anastasio. 
La presentación del pregonero, de su inseparable compadre May, fue para vuelta al ruedo, dos orejas y rabo... No se me hubiera ocurrido otro presentador de Anastasio que no fuese su amigo May, la verdad es que para cuantos estábamos alli, hubiera bastado con su presentica en el atril en silencio durante unos minutos, para saber que a continuación quien debiera salir sería el lechu. Sin embargo, tal y como luego expresó el propio Anastasio, dejó muy alto el listón del pregón al darle paso al pregonero con un discurso en el que destacaban la gratitud y la lealtad, dos cualidades fundamentales en la recíproca relación de amistad de ambos.

Dos cosas sólo me faltaron para estar totalmente imbuídos en el ambiente de feria durante el acto del pregón: unas copitas de manzanilla (lo que pude resarcir instantes más tarde en compañía del amigo Lito en una de tantas ventana-bar) y el ensordecedor bullicio y ruido propios de cualquier feria (durante treinta y cinco años he vivido junto al actual Parque de la Constitución que fue el anterior recinto, y puedo hablar con propiedad del ruido de fondo de una feria).

Como es normal, esta feria será imposible tomarse una copa con el pregonero, pero no quita que mi primer brindis en la noche del pescaíto vaya por lo que nos transmitió en la noche del pasado viernes.


Enhorabuena Anastasio.


CELÓSIME.